Derecho de Autor

Para comenzar, le proponemos que realice una autoevaluación sobre los conceptos básicos del derecho de autor, a partir de las siguientes preguntas:

  • ¿Cuál es la diferencia entre el derecho de autor, la propiedad industrial y la propiedad intelectual?
  • ¿En qué consisten los derechos morales y los derechos patrimoniales en el derecho de autor?
  • ¿En qué casos se pueden realiza copias sin infringir el derecho de autor?
  • ¿Qué significa que una obra sea de dominio público?
  • ¿Cuanto tiempo debe pasar para que un material protegido por el derecho de autor pase a ser de dominio público?

Comencemos entonces.

¿Qué es la piratería?

Usualmente usamos el término "piratería” para describir algún tipo de violación o infracción a los derechos de autor o a los derechos de copyright. Una clara definición dada por Wikipedia [1]  establece que el término "piratería” es usado, a menudo en forma peyorativa, cuando se hace un uso no autorizado o prohibido de ciertas obras cubiertas por las leyes de derechos de autor, como el derecho de copia, de reproducción, o el de hacer obras derivadas. La forma de piratería más utilizada es la copia de obras sin el consentimiento del titular de los derechos de autor.

¿Qué es el derecho de autor?

El derecho de autor es un conjunto de normas jurídicas y principios que regulan los derechos morales y patrimoniales que la ley concede a los autores (los derechos de autor), por el solo hecho de la creación de una obra literaria, artística, musical, científica o didáctica, esté publicada o inédita [2] .

Este mapa conceptual muestra los principales conceptos relacionados con la propiedad intelectual, y en particular con el derecho de autor [3] .

Propiedad intelectual en la legislación argentina

¿La ley argentina regula la propiedad intelectual?

La protección que la ley argentina otorga al Derecho de Autor se realiza sobre todas las formas en que se pueden expresar las ideas, no requiere ningún registro y perdura durante toda la vida del autor, por 70 años luego de su muerte, después de lo cual pasa a ser de dominio público. El registro de la obra ante la Dirección Nacional del Derecho de Autor sólo tiene como finalidad brindar mayor seguridad a los titulares del derecho.

La Propiedad Industrial por su parte, es la protección que se ejerce sobre las ideas que tienen aplicación en cualquier actividad del sector productivo o de servicios. En Argentina, para oficializar esta protección se requiere un registro formal en INPI (Instituto Nacional de la Propiedad Industrial) y sólo es válido durante algunos años para asegurar el monopolio de su explotación económica.

La diferencia fundamental entre los Derechos de Autor y la Propiedad Industrial, es que mientras los primeros protegen el medio en el que se ve reflejada la creación y el ingenio artístico de un autor, durante toda la vida del autor más un tiempo adicional (70 años), el segundo protege la idea pero sólo en el caso en que tenga una aplicación industrial, y se realiza por un tiempo limitado para asegurar su explotación económica (alrededor de 20 años para patentes o 10 años para marcas, por ejemplo). En ambos casos, después de pasada la protección, las creaciones pasan a ser de Dominio Público, lo que significa que cualquier persona o empresa puede utilizarlas sin permiso de nadie y sin tener que pagar por ello, pero siempre reconociendo la autoría.

Debemos realizar una importante aclaración: si bien la protección de la Propiedad Intelectual se realiza a través de la legislación, y por tanto tiene cobertura en el territorio del país, las leyes y decretos tanto del Derecho de Autor como de la Propiedad Industrial se realizan con base en acuerdos y tratados de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), por lo que, la mayoría de los países del mundo, realizan la protección de manera similar, construyendo mecanismos para la cooperación internacional en caso de pleitos jurídicos por fuera de las fronteras de su territorio.

Derechos Morales y Patrimoniales en el Derecho de Autor

¿Los derechos de autor pueden ser patrimoniales y/o morales?

El Derecho de Autor comprende los Derechos Morales y los Derechos Patrimoniales.

Los Derechos Morales consisten en el reconocimiento de la paternidad del autor sobre la obra realizada y el respeto a la integridad de la misma. Estos derechos otorgan al autor facultades para:

  • Exigir que su nombre y el título de la obra sean mencionados cada vez que ésta se utilice, publique o divulgue;
  • Oponerse a las transformaciones o adaptaciones de la misma si esto afecta su buen nombre o reputación;
  • Dejar la obra inédita o publicarla en forma anónima o bajo un seudónimo;
  • Modificar la obra en cualquier tiempo y retirarla de la circulación, previo el pago de las indemnizaciones a que haya lugar.

Estos derechos aparecen en el momento mismo de la creación de la obra, sin necesidad de registro y son del autor de manera personal e irrenunciable, por lo que no pueden enajenarse, ni embargarse, no prescriben y son de duración ilimitada.

Los Derechos Patrimoniales consisten en la facultad de aprovecharse y de disponer económicamente de la obra por cualquier medio, por lo que se puede renunciar a ellos, siendo los mismos prescriptibles y expropiables.

A su vez, una obra puede utilizarse de diversas maneras, siendo cada una de ellas independiente de la otra, tales como la copia, reproducción, presentación pública, traducción, adaptación, etc. Sobre estas formas de utilización, el autor o titular de los derechos patrimoniales puede ceder (entregar los derechos a otra persona) o autorizar su uso (dar un permiso pero sin ceder los derechos) para cada una de ellas, teniendo en cuenta algunos elementos como los límites de tiempo, cobertura y retribución económica.

Para ceder los derechos se requiere la firma de un documento (público o privado) entre las partes y del registro de la obra ante la Dirección Nacional de Derechos de Autor. Pero para autorizar determinados usos, sólo se requiere explicitar las condiciones en una licencia o texto con la voluntad del autor o titular de los derechos patrimoniales.

Limitaciones y Excepciones del Derecho de Autor

¿Existen limitaciones y excepciones al derecho de autor?

El Derecho de Autor no sólo es un mecanismo para proteger los derechos de las personas que realizan creaciones artísticas, también determina los deberes para que la sociedad se beneficie de estas creaciones, estableciendo un balance entre los beneficios del individuo creador y de la sociedad. Por lo tanto, los Derechos de Autor tienen limitaciones y excepciones para procurar un equilibrio. El listado y el ámbito de aplicación de estas excepciones son diversos, conforme cada país y sólo encontramos parcialmente armonizado el régimen de las excepciones. Entre otras, existen excepciones que permiten la cita, la parodia, así como determinados usos con fines educativos, etc. Sea cual sea el régimen nacional de las excepciones, la utilización de obras protegidas por derechos de autor, autorizadas en virtud de una excepción a los derechos de autor, no puede entrar en conflicto con la normal explotación de la obra, ni perjudicar los legítimos intereses del titular.

En Argentina, el artículo 10º de la Ley Nº 11.723 establece que "cualquiera puede publicar con fines didácticos o científicos, comentarios, críticas o notas referentes a las obras intelectuales, incluyendo hasta mil palabras de obras literarias o científicas u ocho compases en las musicales y en todos los casos sólo las partes del texto indispensables a ese efecto. Quedan comprendidas en esta disposición las obras docentes, de enseñanza, colecciones, antologías y otras semejantes.”

A modo de ejemplo, es permitido citar a un autor transcribiendo los pasajes necesarios, siempre que éstos no sean tantos y seguidos que puedan considerarse como una reproducción sustancial de la obra.

Es permitido utilizar obras literarias o artísticas o parte de ellas, a título de ilustración en obras destinadas a la enseñanza, o comunicar con propósitos de enseñanza la obra, sin fines de lucro y con la obligación de mencionar el nombre del autor y el título de las obras así utilizadas.

Pueden ser reproducidos cualquier artículo, fotografía ilustración y comentario relativo a acontecimientos de actualidad, publicados por la prensa o difundidos por la radio o la televisión, si ello no hubiere sido expresamente prohibido.

Es lícita la reproducción, por cualquier medio, de una obra literaria o científica en un solo ejemplar, para su uso privado y sin fines de lucro siempre y cuando se haya obtenido de forma licita. Esto no aplica para el software.

Será permitido reproducir por medio de pinturas, dibujos, fotografías o películas cinematográficas, las obras que estén colocadas de modo permanente en vías públicas, calles o plazas, y distribuir y comunicar públicamente dichas reproducciones u obras. En lo que se refiere a las obras de arquitectura esta disposición solo es aplicable a su aspecto exterior.

Las conferencias o lecciones dictadas en establecimiento de enseñanza pueden ser anotadas y recogidas libremente por los estudiantes a quienes está dirigido, pero es prohibida su publicación o reproducción integral o parcial, sin la autorización escrita de quien las pronunció.

Documentacion completa aqui